Esta es la razón por la cual a los comerciantes inteligentes no les importan las órdenes de fábrica alemanas.